Páginas

domingo, 20 de octubre de 2013

DEGRADACIÓN SOCIAL

Quizás sea una de las definiciones que más se aproxime a lo que estamos viviendo. Nos educaron en un modelo social, más o menos estable, que está desapareciendo ante nuestros ojos. Un modelo de bienestar en desarrollo, pero que nos garantizaba nuestro trabajo, educación y nuestra salud. Nos ofrecía cierta seguridad personal. Trabajo estable, salario pactado en convenios, un horario laboral conseguido tras muchas luchas y huelgas de nuestros abuelos. Jubilaciones después de muchas horas, meses y años de duro trabajo, y si sufrías una enfermedad, tenías la esperanza de una buena atención no muy dilatada en el tiempo. Nadie era desechable.

Casi sin darnos cuenta, lo hemos perdido todo. No hay casi trabajo, es precario, sueldos a la baja, estar enfermo se penaliza con copagos, ya no sabes ni cuando te podrás jubilar ni si tu jubilación será digna. Nos arrebatan la dignidad.

Vivimos una degradación social. Todos lo sabemos. Todos lo sufrimos. Podemos permanecer impasibles o podemos actuar. Es el libre albedrío.

Cuando tu entorno se mueve, lo más importante es la estabilidad personal. Personas fuertes, que piensan, observan, analizan y no se dejan manipular. No le sumemos una degradación personal a la social. Sería terrible. Hay que saber qué cosas dependen de uno y cuáles no. Prestad atención a las primeras y tened información de las segundas. En momentos de degradación, no nos debemos de sentir arrastrados por acontecimientos deshumanizadores. Busquemos que podemos aportar a la sociedad. Quizás elementos de crítica, de reflexión, de retomar lo perdido. Preguntaros. ¿Qué puedo hacer yo en esta situación?. Hay que hacer y mucho. Personas empoderadas, para transformar su vida, hacia el bien común. Otra sociedad es posible.

"En la vida no hay nada que temer. Sólo que entender". Marie Curie

tumejordiaeshoy

Foto Romeo Gacad

2 comentarios:

  1. Siempre podemos hacer algo en bien de los demás y para los demás. Precisamente reside en ello la propia dignidad para que no nos la arrebaten. Saber que podemos hacer cosas solidarias.

    ResponderEliminar
  2. Comentando la situación actual he podido comprobar que la opinión más extendida, la que nos han ido induciendo, es que hasta ahora vivíamos demasiado bien, y que no somos merecedores de tanto bienestar sin pagar un precio por ello.
    Obviamente esta idea es falsa, pues nos hacen olvidar la Justicia Social. Nos han hecho creer que el Estado de Bienestar es un lujo inmerecido, cuando lo que en realidad protege es a la sociedad frente a la depredación del individualismo, que es lo que sufrimos hoy día despiadadamente.
    Ante este retroceso hemos de aprender la lección y recuperar nuestro bienestar social. Esa es la recuperación que esperamos, la recuperación económica con una sociedad degradada no sirve para nada.

    ResponderEliminar